150 ultimas

X FECHAS

Imagenes panoramicas

EXTRAORDINARIO TRABAJO DE Imagenes panoramicas interactivas. - He seleccionado solo las del BIERZO En la pagina de sus autores puedes ver una coleccion completa rottodigital.com
Los Ancares
Arqueología industrial
El Bierzo
Burbia
Hayedo de Busmayor
Camino de Santiago
Monasterio de Carracedo
Herrería de Compludo
Castillo de Cornatel
Las Médulas
Monasterio de Montes
Peñalba
Ponferrada
Vega de Valcarce
Villafranca del Bierzo

ENLACES


> Que es RSS ??

+ vistas

varios


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

varios

De TeeB

Pico Caldeirín

Pico Caldeirín

Introducción

            El Caldeirín (1.379 m.) es un picacho situado en los confines de la provincia de León, lindando ya con Lugo, que por su posición, ya que no por su altura, es un observatorio privilegiado de la zona del nacimiento del río Selmo. Está en el límite del municipio de Oencia.  

Aproximación.  

            El itinerario parte del pueblecito de Quintela. Para llegar a él hemos de salir de la A 6 al comienzo del Puerto de Piedrafita en la salida dirección a Vega de Valcarce y seguir en esa dirección. En Vega de Valcarce nos desviaremos hacia Barjas, pasando ante el ayuntamiento y bajo el torreón del antiguo castillo de Sarracín. Continuaremos por la carretera hasta Barjas y Vegas do Seo, donde nos desviaremos, por nuestra derecha, hacia Quintela, donde termina la carretera y dejaremos el coche. Es posible seguir con el coche por una buena pista de tierra hasta Albaredos lo que nos dejaría a menos de tres cuartos de hora del Caldeirín, pero el recorrido puede constituir un buen paseo.  

Ruta

Itinerario.  

            Desde Quintela continuaremos nuestro andar por buena pista de tierra, sin señalizar pero sin pérdida, que nos pasará al lado de Barrosas, nos llevará después a Albaredos y continuaremos en dirección a Cruces. A quinientos metros de Albaredos nos encontraremos con una bifurcación que, para nuestra sorpresa, se encuentra señalizada. Seguiremos, por nuestra izquierda, la señalada como GR-1. Si continuáramos por la otra, llegaríamos a Cruces, en el alto, y por la cumbre de la sierra, a nuestra izquierda, podríamos volver a encontrarnos con el GR-1. Seguiremos este, que en el próximo collado sigue por nuestra izquierda, abandonando un mejor camino. Bajo pinos de repoblación llegaremos bajo el Caldeirín al que ascenderemos por una herbosa ladera con trazas de sendero. En total emplearemos unas dos horas.  

Otros itinerarios.  

            Al Caldeirín es posible ascender desde Villarrubín, al que se llega por Oencia, río Selmo arriba y también desde Hórreos (Lugo), al que se llega desde Ferramulín, en el valle del Selmo, más arriba de Villarrubín, accesible desde éste por pista de tierra, o por carretera con unos rodeos prohibitivos.  

Descenso.  

            Lo mejor es regresar por el mismo camino, en lo que emplearemos alrededor de hora y media, pero si tenemos un cierto aire aventurero podemos intentar la bajada por el valle para lo cual, descenderemos directamente hacia el norte, sin sendero, buscando los mejores pasos entre el matorral. Tan pronto lleguemos a los prados, en el fondo del valle, por ellos o por los caminos que enseguida nos encontraremos, descendemos valle abajo hasta encontrarnos bajo el pueblo de Albaredos. Por un camino muy patente, mediante unos tornos, subiremos hasta la entrada del pueblo para continuar por el camino de la subida. Si la aventura es lo nuestro podemos continuar por el valle abajo, en lugar de subir al pueblo, con lo que pasaremos por caminos totalmente abandonados, en los que, tal vez, habremos de abrirnos paso entre el matorral y los zarzales. Entre rincones de belleza salvaje, prados abandonados y matorrales, llegaremos a tomar un camino, en el valle anterior a Quintela, que por la ladera de la vertiente izquierda asciende hasta el pueblo.  

Observaciones

Paisaje.  

            Son valles profundos, en parte cubiertos de bosques, con algunas paredes agrestes. El pico es roca caliza y desde él se aprecia perfectamente la difícil orografía del alto valle del Selmo. Muy cerca los picos Formigueiros (1.643 m) y Pía Paxaro (1.607 m) las dos más altas cumbres de la Sierra del Caurel.  

Fauna.  

            Abundan los jabalíes y, sobre todo si se realiza el recorrido del valle, se verán sus huellas por todas partes. Hay corzos y perdices. Se verán arrendajos.  

Flora.  

            Bosques de roble y castaño, cubriendo las laderas. Mas arriba bosquecillos de abedules y serbales. Algún arce y bastantes acebos.  

Riesgos.  

            Por el camino no debería haber ningún riesgo, ya que siempre se está cerca de lugares habitados. Atención a las tormentas en el último tramo del ascenso. Si se intenta hacer el recorrido por el valle se debe prestar atención al tiempo disponible, pues puede alargarse más de lo aconsejable. En este caso, no es descartable el encuentro con algún jabalí.  

Mapas.  

            Mapa nº 157 del Instituto Geográfico Nacional a escala 1:50.000.



Ivo García Álvarez


Leer más...

Hayedo de Busmayor

Hayedo de Busmayor

Introducción

            Es un hermoso bosque de hayas y, por lo que yo se, uno de los dos únicos restos de lo que, hace miles de años, debió haber sido bosque común en las montañas que rodean al Bierzo. Se encuentra en el municipio de Barjas.  

Aproximación.  

            El itinerario parte del pueblecito de Busmayor. Para llegar a él hemos de salir de la A 6 al comienzo del Puerto de Piedrafita en la salida dirección a Vega de Valcarce y seguir en esa dirección.  En Vega de Valcarce, tomaremos el desvío, precariamente señalizado, hacia Barjas: cruzar el río y pasar por delante del ayuntamiento. Seguir la estrecha y entretenida carreterilla hasta Barjas. Aquí, tomar, hacia la derecha, el desvío señalizado hacia Busmayor. Entraremos en el pueblo y subiremos por él casi hasta el final en donde encontraremos sitio para aparcar, aunque no muy abundante.  

Ruta

Itinerario.  

            El camino al hayedo está señalizado, aunque precariamente. La parte más importante de él, se encuentra frente al pueblo. Subir hasta el final del pueblo y desde allí, por un reciente y maltrecho camino, subir hasta una bifurcación en la que se cogerá el que, por nuestra izquierda, baja al arroyo y lo cruza, ascendiendo por la ladera. Lo seguiremos hasta el primer torno y allí lo abandonaremos iniciando el descenso entre abedules y un denso matorral de piornos y urces. Enseguida entramos en el bosque, con hermosos ejemplares de hayas, que podemos recorrer a nuestro antojo. En la parte inferior llegaremos al río, entre un compacto matorral de avellanos, y lo cruzaremos en las proximidades de un molino saliendo, por sendero, a la parte alta del pueblo nuevamente. Podemos hacer el recorrido total en unas dos horas.

 Otros itinerarios.  

            Al subir veremos que, a nuestra derecha, sigue habiendo bosquecillos de hayas, aunque de menor superficie que el que vamos a visitar. Si nos apetece, podemos recorrerlos y aún ascender al Pico Faro ( 1.606 m) que hace límite con la provincia de Lugo y es uno de los más altos de la zona.

            El mayor inconveniente de los recorridos es el espeso matorral, que crece por todas partes, dificultando sobremanera la marcha. Si le tememos, es mejor entrar al bosque por el molino, visible enseguida desde la salida del pueblo, ascendiendo primero por el matorral de avellanos, más llevadero y subiendo luego por el hayedo hasta donde se nos antoje, regresando por el mismo camino.  

Observaciones

Paisaje.  

            Espléndido bosque de hayas, casi inimaginable en el Bierzo. Cascadas y chorreras en los arroyos. Valles profundos como el del río Barjas, antes de llegar al pueblo homónimo, con laderas abundantes en bosques de roble.  

Fauna.  

            Abundan el jabalí y el zorro. Dicen que hay corzos y ciervos. Abundan los arrendajos.  

Flora.  

            Naturalmente hay hayas, abundan los acebos y abedules y hay tejos. Abundantes, en zonas localizadas, los avellanos y alisos. Más abajo bosques de roble.  

Riesgos.  

            Posible riesgo de extraviarse entre el matorral. Riesgo de caídas en las piedras del arroyo.  

Mapas.  

            Mapa nº 157 del Instituto Geográfico Nacional a escala 1:50.000.

        
      



Ivo García Álvarez

Leer más...

XXV Jornadas Gastronómicas del Bierzo 2009

J G Bierzo 2009



41 Restaurantes participantes


La Jornadas Gastronómicas del Bierzo 2009 se celebrarán todos los días de la semana en régimen de almuerzo y cena.

La elección de los menús estará compuesta por: primer plato, segundo plato y un postre, vinos jovenes D.O. Bierzo, café y chupito de aguardiente.

Estas Jornadas comienzan el 22 de octubre y finalizan el 13 de diciembre.

El precio del menú será entre 18€ y 30€ por persona (I.V.A. incluido), según establecimiento.

Cualquier cambio realizado por los usuarios en el menú de las Jornadas Gastronómicas se abonará según precio indicado en la carta.





Leer más...

De ruta por el generoso Bierzo


Texto | Fotos: Pedro Madera
Disminuye letraAumenta letra
Actualizado lunes 19/10/2009 18:16 horas





De ruta por el generoso Bierzo

Esta comarca leonesa, a tan sólo unas horas en coche de Madrid o de muchas ciudades del noroeste peninsular, ejemplifica con maestría la riqueza de una tierra protegida en la que los pequeños valles son los protagonistas de su atormentado paisaje

Desde hace ya algunos años, la autovía que lleva de Madrid a La Coruña (o al contrario), atraviesa el Bierzo y ha puesto a esta comarca leonesa a unas horas en coche de Madrid o de muchas ciudades del noroeste peninsular. La imagen de la autovía, símbolo del progreso y los nuevos tiempos, contrasta con los pequeños valles y angostas carreteras locales que conforman su atormentado paisaje. El Bierzo es un lugar perfecto para disfrutar de la tierra, porque la naturaleza es generosa.
Para tener buena gastronomía, lo fundamental es tener buen producto... y aquí están sobrados. El botillo, la manzana reineta, la pera conferencia o los vinos de El Bierzo son el orgullo local. Incluso los humildes pimientos quieren su reconocimiento administrativo.
Al llegar a Astorga, puerta de entrada a la comarca, preferimos dejar la autovía para adentrarnos por otra carretera local (LE142), la que coincide con el Camino de Santiago, entre Astorga y Ponferrada, capital berciana. Los peregrinos nos acompañan a lo largo de la carretera, unos a pie, otros en bicicleta, de todas las edades y nacionalidades. Van a otro ritmo, pero con su mirada en el mismo paisaje que nosotros. Para llegar al Bierzo atravesamos antes la Maragatería, con una parada en Castrillo de los Polvazares, de tradición arriera con sus bien reconstruidas calles, plazas y casas y sus muchos restaurantes que invitan a comer un cocido maragato.

Las antiguas herrerías

A partir de Foncebadón, cruzamos los Montes de León y es aquí donde entramos realmente en el Bierzo. La carretera panorámica nos ofrece imágenes bellísimas. De nuevo con la compañía permanente de los peregrinos, hacemos una parada en la herrería de Complugo, una de las más antiguas de España aún en funcionamiento. Antes de llegar a Ponferrada, nos pararemos a dormir en Molinaseca, un típico pueblo del camino, con una calle real llena de restaurantes y pequeños hoteles con encanto que serán primera parada y fonda. En Molinaseca hay que dejar el coche fuera y entrar como hacen los peregrinos, cruzando el río Meruelo por el puente (sólo para peatones).
Los caminantes comen con gusto las chacinas de la tierra y, de postre, una más que sabrosa manzana reineta
Los caminantes comen con gusto las chacinas de la tierra. De postre, una manzana reineta, que parece justificar los excesos con el tinto. Después de cenar, paseamos entre sus casas nobles con escudos que nos hablan de una villa con un gran pasado, y nos tomamos una copa disfrutando de un ambiente nocturno en el que nuevamente, tienen mucho que ver los peregrinos.
Ponferrada es el centro de nuestra ruta. Que no nos engañe su primera impresión de ciudad moderna, de las que han crecido rápido. Aunque la construcción ha destrozado mucho del encanto de esta población, sus atractivos son numerosos: el castillo de los Templarios, símbolo de la ciudad, la Basílica de nuestra señora de la Encina y la Iglesia de San Andrés. Incluso los aficionados a los trenes pueden darse una vuelta por el Museo del Ferrocarril, en una vieja estación. Para los curiosos, siempre hay tiempo para acercarnos al Museo de la Radio, obra y creación del eterno Luis del Olmo.

Los fogones de Ponferrada

Ponferrada tiene parada obligada en sus fogones, con el botillo como plato estrella. Este embutido popularizado por Luis del Olmo mezcla rabo, huesos de cerdo y costillas, todo bien adobado con pimentón, ajo, orégano y sal, y ligeramente ahumado. La tradición sitúa sus orígenes en las legiones romanas que llegaron al Bierzo para extraer el oro de Las Médulas. También forman parte del menú berciano el vino y los pimientos de la tierra.
Proponemos una escapada a El Arbedal, un pueblo-escuela localizado en Ocero, muy cerca de Ponferrada
Además, hay muchas ideas para practicar el senderismo o dar paseos en bicicleta. Proponemos una escapada a El Arbedal, un pueblo-escuela localizado en Ocero, muy cerca de Ponferrada, camino de Vega de Espinareda donde se organizan todo tipo de actividades en la naturaleza, o mejor, seguimos camino hacia las Medulas, entre minas y monasterios, montañas y castillos, iglesias románicas y gentes con personalidad propia. Aquí no nos faltan caminos para bajar calorías.
Para llegar en coche desde Ponferrada, tomamos dirección al Barco de Valdeorras por la C-536. Al llegar a Carrucedo, nos desviaremos hasta llegar a la antigua explotación romana de Las Médulas. El paisaje es sorprendente y casi lunar: un mar de olas rojas, un laberinto de pinachos dorados y verdes, que parece como si los dioses se hubiesen dedicado a mordisquear la tierra. Este paraje es Patrimonio de la Humanidad y se trata de una descomunal obra de la ingeniería romana que estaba destinada a la extracción de oro.

En el Valle del Silencio

Se puede llegar en coche hasta la explotación, pero se recomienda hacer el último tramo, de casi dos kilómetros, a pie para poder disfrutar todavía más del entorno. En su centro de interpretación nos explican minuciosamente todo el proceso de obtención del oro, laborioso y complejo, y la forma de vida de los pobladores indígenas de la zona y de los romanos que las pusieron en explotación. Además del yacimiento, la zona merece la pena por el encanto de sus pequeños pueblos, con magníficas muestras de arquitectura tradicional.
Villafranca del Bierzo es una importante población del Camino de Santiago que llegó a ser capital de provincia
Regresamos de Las Médulas hacia Ponferrada dando un bucle en la carretera para llegar hasta Villafranca del Bierzo, importante población del Camino de Santiago, que incluso llegó a ser capital de provincia en el siglo XIX. Nos quedan su castillo del siglo XV, la iglesia románica de Santiago, su playa mayor, sus muchos conventos, su colegiata gótica y sobre todo, su calle del Agua, llena de sabor aristocrático y flanqueada por palacetes, caserones y conventos. A unos cuatro kilómetros al sur, nos subimos al castillo de Corullón, un mirador magnífico sobre la hoya del Bierzo.
De vuelta hacia Ponferrada, queda nuestro último objetivo: el Valle del Silencio. El río Oza se abre paso por uno de los valles más bellos de nuestra geografía, salpicado de pueblos anclados en la Edad Media y envueltos en el silencio: San Esteban, Villanueva, Montes, con un inolvidable monasterio en ruinas, o Peñalba de Santiago, con la espadaña de la iglesia de Santiago mostrándonos el mejor arte mozárabe que se practicaba por estas tierras hace mil años. Dicen que es uno de los pueblos más bellos de España y estoy completamente de acuerdo.

Leer más...

Cascada de Cantijeira

Cascada de Cantijeira

Introducción

            La cascada de Cantijeira es un salto de agua de unos diez metros de desnivel que presenta, habitualmente, un espectáculo gratificante. Probablemente es el salto de mayor caudal de los que nos podemos encontrar en la Comarca del Bierzo.  

Aproximación.  

            El itinerario parte del pueblecito de Cantijeira. Para llegar a él hemos de salir de la A 6 al comienzo del Puerto de Piedrafita en la salida dirección a Vega de Valcarce y seguir en esa dirección. En el primer pueblo, Ambasmestas, tomaremos, a nuestra derecha, la carretera que va a Doiras y Balboa, desviándonos al fin hacia Balboa. Aquí tomaremos la carreterilla que sube a Cantijeira y aparcaremos el coche a la entrada del pueblo en la explanada habilitada al efecto.  

Ruta

Itinerario.  

            Entraremos en el pueblo, en el que podremos encontrar antiguas muestras de la arquitectura tradicional, y seguiremos la calle al frente hasta atravesarlo y salir a un camino, normalmente lleno de agua, que en leve descenso nos lleva a la ladera del frente, por la que discurre. Lo seguiremos hasta la loma en donde nos desviaremos por el que, por la izquierda, inicia el descenso de la ladera de la izquierda. Con dos tornos llegaremos a los prados y seguiremos, hacia la izquierda por el canal de riego, hasta el río en donde encontraremos la cascada. Desde el pueblo habremos empleado alrededor de media hora.  

Otros itinerarios.  

            No existen. Aunque el recorrido de la parte inferior del valle es muy interesante, no es aconsejable por no estar practicables los senderos a causa del abandono y del matorral.  

Descenso.  

            Deberemos hablar de ascenso ya que el descenso lo hemos efectuado durante el acceso. Deberemos efectuarlo por el mismo camino de la llegada y emplearemos cerca de tres cuartos de hora.  

Observaciones

Paisaje.  

            Es un típico paisaje de montaña, con profundos valles. El entorno de la cascada es un rincón muy agradable.  

Fauna.  

            Hay corzos, jabalíes y zorros. Es posible ver arrendajos, perdices o algún conejo.  

Flora.  

            Es bastante monótona, de roble, aunque sin grandes masas, que sólo se ven en la lejanía. Junto al arroyo chopos y humeros conforman un escaso bosque de ribera.  

Riesgos.  

            No deberíamos encontrarnos en ninguna situación problemática durante este corto recorrido.  

Mapas.  

            Mapa nº 125 del Instituto Geográfico Nacional a escala 1:50.000.



Ivo García Álvarez


Leer más...

Pico de Peñarrubia

Pico de Peñarrubia

Introducción

            El Pico de Peñarrubia con sus 1825 m de altitud, puede considerarse el último gran pico, hacia el oeste, de la Cordillera Cantábrica y de la Sierra de Ancares. La altitud de la cordillera disminuye casi 500 m. a partir de Peñarrubia y solo se recupera parcialmente en los grandes macizos gallegos. Se encuentra en el límite de las provincias de León y Lugo, en el termino de Tejeira, municipio de Villafranca del Bierzo.  

Aproximación.  

            El itinerario parte del pueblecito de Villariños. Para llegar a él hemos de salir de la A 6 al comienzo del Puerto de Piedrafita en la salida dirección a Vega de Valcarce y seguir en esa dirección. En el primer pueblo, Ambasmestas, tomaremos, a nuestra derecha, la carretera que va a Doiras y Balboa, desviándonos al fin hacia Balboa. Aquí tomaremos la carreterilla que sube a Villariños y aparcaremos el coche a la entrada del pueblo en un pequeño ensanchamiento de la carretera.  

Ruta

Itinerario.  

            Entraremos en el pueblo y subiremos hasta la parte más alta por las primeras calles que nos lo permitan. Aquí un camino amplio asciende fuertemente por la ladera. Tomaremos el que más rápidamente coja altura y lo seguiremos. O mejor aún, subiremos por el primer camino que nos lo permita hasta el cordal de nuestra derecha, y luego proseguiremos la ascensión por un senderillo que asciende por el mismo lomo. Más arriba tomaremos el camino que sigue nuestro rumbo y sólo lo abandonaremos cuando comience el descenso hacia el valle de nuestra derecha. Continuaremos entonces por un senderillo apenas marcado, por un amplio lomo, hasta encontrar la pista que, lo habremos visto ya desde lejos, sube hacia la montaña que nos cierra el horizonte. La seguiremos hacia nuestra derecha por una interminable cuesta que salva los casi 500 m. de desnivel que hemos de superar. Arriba nos encontraremos con otra pista que llega, por nuestra derecha, desde Cantijeira y la seguiremos hacia la izquierda bordeando un picacho. Pronto vemos, ya muy cerca, a Peñarrubia. Bajaremos al collado e inmediatamente, por el cortafuegos, abandonaremos la pista por la derecha ascendiendo directamente al pico. En la parte superior hemos de rodearlo un poco por la izquierda por un senderillo poco marcado que nos lleva a la misma cima. Habremos empleado alrededor de dos horas y media.  

Otros itinerarios.  

            Es posible subir a Peñarrubia desde Cantijeira, por la pista ya citada, pero es un poco más largo.

            También es posible subir desde Tejeira por un hermoso bosque de roble.

            También es posible la ascensión desde Degrada, en Lugo, ascendiendo por la carretera del refugio de la estación de esquí hasta la Campa de Tres Obispos.  

Descenso.  

            Si hemos de recuperar nuestro vehículo necesariamente hemos de regresar por el mismo itinerario que hemos empleado para subir, en lo que emplearemos cerca de dos horas.  

Observaciones

Paisaje.  

            Aunque la mayor parte del recorrido lo efectuamos por el lomo del cordal, su amplitud, ayudada por las repetidas plantaciones de pinos, nos quitan el ambiente de montaña que sería de esperar. Solo en la parte final, cuando damos vista al Valle de Tejeira, de claro origen glaciar, nos damos cuenta de que ya estamos de verdad en la montaña.  

Fauna.  

            Es probable ver corzos, que son muy abundantes en toda la reserva y también ratoneros, perdices y conejos. Hay muchos jabalíes.  

Flora.  

            Es muy monótona, a base de urces, piornos y pinos, en todo el recorrido. A lo lejos, por el brillo de las hojas, se pueden adivinar buenas acebedas.  

Riesgos.  

            Si desechamos el de pérdida, que no es fácil perderse, solo recomendaré, como siempre, alejarse de los sitios altos en caso de tormenta.  

Mapas.  

            Mapa nº 125 del Instituto Geográfico Nacional a escala 1:50.000.



Ivo García Álvarez


Leer más...

VIAJE INTERIOR POR LA PROVINCIA DEL BIERZO


VIAJE INTERIOR POR LA PROVINCIA DEL BIERZO




VIAJE INTERIOR POR LA PROVINCIA DEL BIERZO.







En la primavera de 2008, IBISA tv daba a conocer un nuevo proyecto audiovisual y literario: “Viaje interior por la provincia del Bierzo”. Tras un mes de recorrer el Bierzo, el proyecto contemplado sólo ha hecho que continuar madurando y avanzar en su crecimiento.
El viaje, llevado a cabo por Valentín Carrera, Anxo Cabada y las niñas Sandra y Alicia ha logrado un resultado con una propuesta hasta ahora excepcional: un examen a fondo del Bierzo en el S. XXI. Un manual de viajes, un compendio de fotografías y un documental componen esta propuesta, que nos incita y motiva a asistir en primera persona a un viaje singular por la “provincia” del Bierzo.
“El viaje del Vierzo”, del mismo protagonista-escritor, alcanzó en 1989 el Premio Francisco de Cossío, llegando a convertirse en uno de los títulos más populares y vendidos entre los de autores y temática leonesa.


Dos décadas después, una crónica de andanzas fuera de lo entendido “al uso” intenta, aunando armoniosamente fotografía y literatura, una escapada de los tópicos o lugares corrientes- ya bastante trillados- con el fin de poner de manifiesto al lector que las gentes son las que, fundamentalmente, construyen los lugares diferentes, a la vez que la sensibilidad y forma de ver el territorio va mudando en una nueva población adaptada a otro “modo de vida”.


********** ***********
“Viaje interior por la provincia del Bierzo” es un libro ilustrado de viajeros, más que de viajes, donde se integran perfectamente textos de Valentín Carrera, material fotográfico de Anxo Cabada y los dibujos infantiles y creativos de las niñas Sandra y Alicia. Una apuesta de formato genuino, como de ensayo, en el que se interrelacionan con arte en un mismo ejemplar variadas ópticas y perspectivas de una realidad coincidente.
Y ello es así pues, por una parte, se distingue la mirada objetiva del periodista-relator de hechos y descripciones objetivas, a partir de los apuntes de lo más relevante en cuanto a lo observado y acaecido en el transcurso de la singladura. Por otro lado, se enriquece el relato con una visión personal e intransferible típica del escritor, más que subjetiva, subjetivada por la afección en positivo que demuestra hacia esta su tierra. Para ello utiliza la técnica de las monografías y diarios íntimos. Esta ventana literaria-argumental aún se potencia en mayor grado con la adición de un componente permanente artístico basado en el buen hacer de Anxo Cabada y, más allá, con unas apreciaciones plagadas de ingenuidad, curiosas y atrevidas en su inocencia, de las mentes infantiles despiertas de Sandra y Alicia, a través de los trazos delatadores de sus dibujos y cuadernos.












CONTENIDO (BREVE Y SUCINTO):
Solamente unas breves pinceladas cabe aportar sobre este libro-documental-filmación pues, si no, se perdería todo el encanto y el inmenso placer que produce al ser leído y releído.
Como notas definitorias y líneas fundamentales de contenido se ha de aludir, sin reparo alguno, al carácter auscultador e indagador (“tomar el pulso”) desde un punto ecológico y humanizante del Bierzo real y del Bierzo ideal, tratando con gran habilidad de descorrer los velos de los misterios, de creencias y tradiciones y, para cumplir con esta tarea, lo más eficaz es vincular paisaje y paisanaje, en una simbiosis lejos de las estampas estereotipadas cercanas a la promoción turística que han sido reiteradas en exceso.
“Viaje del Vierzo”, obra publicada hará casi 21 años por el mismo autor, facilita a éste una mirada más audaz partiendo de la experiencia pasada.
Este recorrido está programado previamente con dos elementos inusuales: el primero, es el físico y de medios de transporte utilizados (a pie, a caballo, en bicicleta, en tren, en globo y en balsa). No es preciso indicar que estas variables buscan tanto garantizar una mayor observación como una interpretación más rica y con mayor carga de matices. El segundo consiste en el itinerario elegido, que es representativo de lo plural y variable que es el Bierzo. Así, San Juan de la Mata, Cruz de Ferro, Bembibre, Tremor de Arriba, Vega de Espinareda, Ponferrada, Salentinos, Cacabelos, Villadepalos,… O sea, exponentes de casi todas las zonas (Bierzo Bajo, Bierzo Alto, Fabero y Alto Sil,…).












Antes de rematar esta síntesis, se ha de hacer hincapié en ciertos criterios que se han establecido con gran acierto:
En un afán de sorpresa y afabilidad se dice que el Bierzo es un “microcosmos”, infinito según el escritor, admitiendo y dejando constancia de que nadie es capaz de descubrir todos los “rincones” ocultos e inescrutables del Bierzo. Animándonos, por consiguiente, a todos a cumplir el encargo, si nos place, de escudriñar y descubrir la magia o encanto del Bierzo.
Otro rasgos a remarcar son atinentes al recuerdo dedicado, como era de rigor, a algunos excelentes literatos y escritores o comunicadores, de los pocos que han creado escuela y perdurable admiración, también en nuestra Región: Enrique Gil y Carrasco, que nos legó un espléndido “Bosquejo de un viaje por la provincia del Bierzo”, Ramón Carnicer, el gran comunicador y personaje irrepetible Ignacio Linares, Antonio Pereira (enorme y eminente “bate” y gran berciano, recién fallecido) y a todos los poetas bercianos, alma y espíritu de las esencias de la tierra.
Finalmente, en el apartado de conclusión más liviana, se ha de significar la notoriedad de la dificultad que comporta la captar lo más “profundo, racial, permanente e irrenunciable” de un pueblo, reto tan complicado de superar al exigir ponderar todo un elenco extenso de manifestaciones y valores colectivos: cultura, gastronomía, historia, demografía, turismo, costumbres, tradiciones, folclore, tipo de paisaje, relaciones sociales, ecología, formas de vida, orografía y otros diversos condicionantes más.


MARCELINO B. TABOADA

Leer más...